“La belleza de la tecnología del ARN mensajero es que podemos imitar fielmente la mutación”, dijo Ugur Sahin, cofundador del laboratorio.

Leer más