UOL – Uruguay On Line – proveedores de servicios de Internet con calidad premium

Proveedores de contenidos, cloud hosting, reventa de hosting, audio streaming, video streaming, publicidad en internet, desarrollo de aplicaciones a medida

Neuromarketing o la neurociencia de las sorpresas

Neuromarketing - Marketing digital enfocado al cerebro

Para captar mayor atención y posicionarse en los recuerdos, no hay nada mejor que romper con la monotonía. El cerebro presta más atención a lo sorprendente y lo guarda mejor en la memoria.

La neurociencia aplicada al marketing ha estudiado el comportamiento del cerebro con respecto tanto a la monotonía como a las sorrpresas.

Uno de los factores más importantes en el decreciente relacionamiento de los clientes con las marcas es la monotonía. Cuando ya sanemos o creemos saber lo que vamos a ver o escuchar, nuestra atención inconscientemente se va para otro lado. Setr igual que todos los demás o decir siempre lo mismo solo logran que los mensajes de las marcas o los productos se difuminen. Finalmente no llegan a nadie.

La neurociencia explica que cuando las cosas son predecibles el cerebro las gestiona de una manera diferente. El cerebro está escaneando en todo momento lo que ocurre a su alrededor para detectar aquellas cosas que se salen de la norma.

Es decir, está alerta ante posibles impulsos sensoriales que no son lo que se espera y lo que es habitual (es por eso que ‘no vemos’ lo que estamos acostumbrados a ver habitualmente pero sí algo que rompa con la normalidad). Cuando algo rompe con la rutina, las ondas cerebrales aumentan.

La reacción ante las sorpresas

¿Qué ocurre en el cerebro cuando algo nos sorprende? La reacción es diferente a la que gestiona la normalidad. Cuando nos sorprende algo que rompe con lo predecible, nuestro cerebro libera dopamina, lo que hace que se refuerce la parte asociada al conocimiento y la que fija en el largo plazo memorias de un modo más vívido. A eso se suma que nuestro cuerpo también reacciona de un modo general. Por ejemplo, las pupilas se dilatan ante la sorpresa.

Las sorpresas también logran que los eventos que la generan se conviertan en una especie de hitos. Dado que rompen con la estructura que asumimos que tiene nuestro entorno, se convierten en rupturas del flujo temporal y como tales son gestionadas de un modo diferente por el cerebro.

Igualmente, lo sorprendente se une a la percepción de lo interesante y divertido, de la recompensa. Cuando algo es predecible nos parece aburrido y lo aburrido solo lo aceptamos en aquellas áreas que están conectadas a la supervivencia (nadie quiere una sorpresa cuando va a toda velocidad por la autopista). En terrenos como la narrativa, la música o el deporte, las personas esperan y prefieren las sorpresas, explican los responsables del estudio.

Cómo se aplica el neuromarketing.

Las compañías deben tener muy claro qué están haciendo y cómo están desarrollando sus mensajes. No pueden caer en los lugares comunes y no pueden repetir siempre el mismo tipo de reclamos y de mensajes. Si se hace, se acabará cayendo en la rutina y será uno de esos elementos que el cerebro gestiona con poca o nula atención.

Las sorpresas y los mensajes que rompen con lo esperado lograrán, por el contrario, conectar con el consumidor de un modo completamente distinto. Aplicar lo que los investigadores han descubierto vía neuromarketing deja claro que hay que sorprender no solo para seducir, sino también para que te vean y para que te recuerden.

Deja un comentario